En 1996, la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos (FADEA) optó por sostener el 1° de julio como el Día del Arquitecto Argentino. Hasta ese año, la celebración se realizaba ese mismo día, pero en el marco del Día Internacional de la Arquitectura, que había sido instituido por la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) en 1985.

Por otra parte, los arquitectos celebraban su día el 8 de noviembre, en coincidencia con el Día Internacional del Urbanismo, que conmemora la última reunión del Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (C.I.A.M.), realizado en Atenas en 1933.

Para la FADEA, tener una fecha propia coincide con mantener “una clara conciencia que la profesión merece una fecha en la cual enfocarse para reflexionar sobre cómo enriquecer la tarea cotidiana”.

Fuente: Federación Argentina de Entidades de Arquitectos – www.fadea.org.ar