El Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra el 10 de octubre, es una oportunidad para concienciar y movilizar a la población acerca de cuestiones relativas al bienestar emocional, psíquico y social que permite llevar adelante los desafíos de la propia vida y de la comunidad en la que vivimos. Dialogamos con el Lic. Ignacio Diaz Forcinitti, integrante de la Comunidad Terapéutica de Villa Miranda y del Consejo Mujer/Género.

Por iniciativa de la Federación Mundial de la Salud Mental, surge la necesidad de reconocer y entender los padecimientos mentales para romper con estereotipos y falsas creencias, superando así los prejuicios y la estigmatización hacia las personas con enfermedad mental. Es por ello que en más de 100 países se celebra este día.

En esta ocasión, la jornada se centrará en la prevención del suicidio. Cada año, cerca de 800 000 personas fallecen por esta causa, y otras muchas intentan suicidarse. Cada suicidio es una tragedia que afecta a una familia, a una comunidad o a todo un país y que tiene consecuencias duraderas en las personas cercanas a la víctima. El suicidio no respeta edades y es la segunda causa de defunción entre los jóvenes de 15 a 29 años.