Mediante la ley 26.665, promovida por la senadora nacional Ana Corradi de Beltrán y aprobada en 2011 por el Congreso nacional, cada 29 de mayo se celebra el Día del Folclorista en Argentina una jornada que hace honor al músico y compositor argentino considerado como el padre del folclore nacional, Andrés Chazarreta.

Andrés Chazarreta nació en Santiago del Estero, (Argentina) el 29 de mayo de 1876 y murió en la misma ciudad el 24 de abril de 1960. Se dedico durante muchos años a la enseñanza de guitarra y mandolina dejando varias generaciones de buenos e ilustres discípulos.

Fue el primer difusor de este tipo de música nacional y quien la llevó por todo el país desde 1906 con su Conjunto de Arte Nativo. En 1941 fundó en Buenos Aires el Instituto de Folklore que llevó su nombre y llegó a tener 72 sucursales por todo el país.

A pesar de que en alguna ocasión le denegaron la petición de poder actuar en teatros como el Venticinco de Mayo por tratarse de ‘recintos exclusivos para compañías de primer orden’, él continuó actuando, creando más obras folclóricas y alcanzando hasta su fallecimiento la publicación de 11 álbumes de música nativa para piano y dos para guitarra.

El mismo, decía: «En mis representaciones se verá la hermosa tradición de nuestra provincia y a la par de la música los bailarines interpretarán los distintos bailes criollos de antaño, que el tiempo va esfumando por una apatía incomprensible. Entiendo que es el momento oportuno de hacer revivir las tradiciones y presentar al mundo civilizado sus grandezas. Millares de argentinos mueren sin conocer la música tradicional creada por nuestros antepasados».

En los últimos años de su vida Andrés Chazarreta era considerado un verdadero patriarca del folklore argentino. Y al cabo de una vida dedicada a la difusión folklórica pudo anotar en su balance cincuenta años de actuación teatral, desde el debut en el Teatro Cervantes en 1906 hasta su despedida porteña en el teatro Casino el 11 de octubre de 1956.