La fecha instaurada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), busca centrar su atención en la concientización y en la prevención de este episodio, el cual se estima que en Argentina ocurre 1 cada 4 minutos y provoca, entre otras cosas: trastornos en el habla; debilidad en un brazo; asimetría facial; dolor de cabeza, pérdida de la visión de un ojo y dificultad para caminar. Dialogamos con el Dr. Mario de la Vega, responsable del Servicio de Terapia Intensiva del Hospital Eleazar Herrera Motta.

Un ACV se produce al interrumpirse el flujo de sangre hacia el cerebro. Este accidente neurológico de gravedad, puede ser originado por la obstrucción de arterias en el cerebro o la rotura de las mismas, la primera isquémico y el segundo hemorrágico.

Esto se da mayormente en personas de más de 40 años y es una de las primeras causas de incapacidad en el mundo. El 90% de los ACV pueden evitarse, es por ello que se hace mucho hincapié en los factores de riesgo, como por ejemplo, la hipertensión no controlada, tabaquismo, obesidad, sedentarismo, la diabetes no controlada.

Los accidentes cerebrovasculares ocurren de manera rápida, y recibir ayuda de inmediato puede ayudarte a tener una recuperación completa. Los síntomas del accidente cerebrovascular aparecen repentinamente:

  • Entumecimiento o debilidad en la cara, un brazo o una pierna, especialmente en un solo lado del cuerpo
  • Confusión o problemas para hablar o comprender
  • Problemas para ver con uno o ambos ojos
  • Problemas para caminar, mareos o pérdida de equilibrio o coordinación
  • Dolor de cabeza intenso sin causa conocida