Enrique Angelelli fue un sacerdote cristiano, que en 1968 asumió como obispo de la diócesis de La Rioja. Su labor se caracterizó por un fuerte compromiso social.  Formó parte del grupo de obispos que resistió a la dictadura militar iniciada en Argentina en 1976.

El 4 de agosto de ese año, Angelelli fallece en un supuesto accidente automovilístico. Las pruebas de que fue un atentado se fueron acumulando hasta que el 4 de julio de 2014, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Rioja consideró delito de lesa humanidad el homicidio del obispo, condenando a los represores Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella a prisión perpetua y cárcel común.

En el año 2016, la legislatura de la provincia de La Rioja sancionó la Ley 9844, que declara el 4 de agosto feriado provincial.

En junio de 2018, la Iglesia católica anunció su reconocimiento de que la muerte de Enrique Angelelli, como también la de los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, y la del laico católico Wenceslao Pedernera, tuvo el carácter de “martirio en odio de la fe”, lo que amerita su beatificación el 27 de abril de 2019 por el Papa Francisco.

*Cabe destacar que el Centro de Medios UNdeC, bajo su exclusiva responsabilidad fue autorizado para realizar el registro audiovisual del juicio, a través de un acuerdo firmado con el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). Con el objetivo de resguardar la memoria colectiva, este registro se incluye en el marco de las políticas nacionales de Memoria, Verdad y Justicia, a través de las cuales se instrumenta la grabación en soporte audiovisual de los juicios por comisión de delitos de lesa humanidad.