El yacimiento de árboles se encuentra en la Quebrada de las Cortaderitas y estuvo oculto debajo de sedimentos debido a una erupción volcánica. Gracias a la erosión del agua, quedó al descubierto tal maravilla. Dialogamos con Heber Tapia, responsable del área de turismo del Municipio de Calingasta.

El sitio tiene más de 350 millones de años. Está ubicado en Calingasta, a 206 kilómetros de la capital provincial. El contexto en el cual se encuentra este particular paisaje, también es encantador. Se ven cerros con bandas de todos colores, producto de los sedimentos que se fueron depositando en lo que algún momento fue un valle. Rojos, morados, naranjas y amarillos son algunas de las impactantes tonalidades que el camino va enseñando a quien lo transita.