Dialogamos con Patricia Granillo, propietaria de este jardín botánico, que reúne más de 1.200 especies de cactus de todo el mundo, además de cardones y varios géneros de árboles y especies de ambientes secos, como el aloe vera y las agaves. Se lo considera el primer jardín botánico dedicado exclusivamente al estudio y la conservación de los cactus en Latinoamérica.