La semana mundial de la lactancia materna, instaurada oficialmente por la Organización Mundial de la Salud y UNICEF en 1992, es actualmente el movimiento social más extendido en defensa de la lactancia materna. Dialogamos con Cecilia Karplus, integrante de la Liga de la Leche Argentina.

Se celebra en más de 120 países, del 1 al 7 de agosto, aniversario de la Declaración de Innocenti, firmada por la OMS y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en agosto de 1990 sobre la protección, el fomento y el apoyo de la lactancia materna.

Siempre que sea posible, todos los bebés deben recibir la leche de su mamá desde la primera hora de vida, ya que es irremplazable para su crecimiento y desarrollo. Por este motivo, se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y hasta los dos años o más, con el agregado de alimentos adecuados para la edad del niño.

La lactancia mejora con el apoyo cercano de padres, parejas, familias, lugares de trabajo y comunidades, es por ello que requiere una verdadera cadena de apoyo para crear un entorno propicio que permita a las madres amamantar de manera óptima.

Es importante adoptar un enfoque inclusivo que contribuya a la igualdad de género con medidas como la licencia remunerada y el apoyo en el lugar de trabajo.

Liga de La Leche Argentina: información y apoyo gratuito para amamantar a través de la ayuda madre a madre en www.ligadelaleche.org.ar