Argentina cumple este lunes 20 de abril un mes bajo cuarentena total para mitigar los efectos enfermedad del nuevo coronavirus (Covid19), período en el cual la sociedad y el sistema político reaccionaron con unidad en un contexto de incertidumbre por el futuro de la economía debido al freno de la actividad. Aunque el fin de la pandemia aún está lejos, expertos coinciden en que el aislamiento argentino puede haber sido un caso de «éxito», pero el dolor, el miedo y la desconfianza permanecen intactos y la impaciencia por volver a la normalidad también comienza a crecer.

El presidente Alberto Fernández decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio del 20 al 31 de marzo, medida que luego amplió al 12 de abril, para después extenderla al domingo 26 de este mes ya que, según dijo, «seguimos sin conocer la vacuna que evite la enfermedad y el único remedio es resguardarse en la casa de cada uno».

Desde ese día, más de 45 millones de habitantes de Argentina iniciaron el aislamiento, medida que incluyó la suspensión de clases y de la jornada presencial de trabajo para sectores no esenciales, la cancelación de espectáculos públicos y eventos masivos, así como restricciones a la circulación de vehículos. Además, se cerraron fronteras terrestres, marítimas y aéreas, aunque semanalmente el Gobierno fue extendiendo la lista de actividades consideradas esenciales.

La cuarentena modificó costumbres sociales y laborales en el país, donde dejaron de verse los habituales abrazos entre amigos y los mates en las plazas, se dio impulso al trabajo a distancia y las salidas a la calle son breves, para comprar comida o medicinas, siempre con mascarillas, de uso obligatorio. El aislamiento social se cumplió, según el Gobierno, en un 90%. Escenas de soledad verdaderamente inéditas en ciudades en las que el movimiento es siempre constante, y a partir de ahora las provincias comienzan a imponer sus propias reglas.

Un cierre total sin precedentes

Desde que escuelas, universidades, comercios, shoppings, cines, teatros, eventos deportivos, aeropuertos y fronteras se cerraron, los casos positivos crecieron de 150 confirmados el 20 de marzo a los 2.941 confirmados este 19 de abril. Además, Argentina registra oficialmente 134 fallecimientos por el nuevo coronavirus, que en el mundo experimentó un crecimiento desolador, hasta alcanzar los 2,2 millones de enfermos y 165.000 muertos. Argentina es uno de los países con menos contagios en América Latina, región que sumó 10.000 en poco más de 36 horas (del viernes 17 al domingo 19), superando el umbral de 100 mil enfermos con casi 5.000 muertes.

Un total de 50.646 personas fueron detenidas, demoradas o notificadas por fuerzas las federales en Argentina acusadas de violar la cuarentena desde el 20 de marzo, según informó el Ministerio de Seguridad. Desde el inicio del confinamiento, la Policía Federal Argentina, la Gendarmería Nacional, la Prefectura Naval y la Policía de Seguridad Aeroportuaria controlaron un total de 2.757.776 personas y 1.978.430 vehículos. 773 personas fueron detenidas, 10.356 fueron notificadas y enviadas a sus domicilios, y 3.845 vehículos fueron decomisados.

La cuarentena transformó la vida de todos: los paseos, ejercicios al aire libre, viajes al trabajo fueron remplazados por el «teletrabajo», la escuela virtual, los streamings, la comunicación vía telefónica. Incluso la vida de los argentinos que estaban fuera de Argentina se transformó en un calvario. Desde entonces, de los 230.000 que estaban en el extranjero al momento del cierre de fronteras, 170.000 ya retornaron al país pese a las restricciones vigentes en el mundo para vuelos internacionales. Esa cifra -que representa al 85% de los varados- regresó en vuelos humanitarios coordinados por distintos ministerios desde el pasado 15 de marzo.

«Consenso inédito»

«En líneas generales, el sistema político respondió con madurez y realismo frente a la Covid-19. La cuarentena se cumple y hay unidad, tanto en la política como en la sociedad», dijo el politólogo Rosendo Fraga. En igual sentido se expresó el catedrático Patricio Giusto, quien afirmó que «hay fuerte unidad entre Gobierno y oposición en relación a la necesidad de la cuarentena y de sostenerla». «Fernández logró un consenso inédito con los 24 gobernadores del país y los principales referentes de la oposición», dijo el profesor visitante en la Universidad de Zhejiang y director del Observatorio Sino-Argentino.