Cada 22 de agosto se celebran el Día Mundial del Folclore y el Día del Folclore Argentino. La primera de las conmemoraciones fue instituida por la UNESCO en 1960 y evoca la fecha del 22 de agosto de 1846 cuando el escritor e investigador inglés William John Thoms publicó en la revista londinense “Atheneum” una carta en la que empleó por primera vez “folklore”, término que proviene etimológicamente de “folk” (pueblo, gente) y “lore” (saber, conocimiento).

En 1887, el inglés Houme, uno de los fundadores de la Folklore Society, definió al folklore como “la ciencia que se ocupa de la supervivencia de las creencias y de las costumbres arcaicas en los tiempos modernos”. Su consagración oficial se logró en 1878 con la fundación de la Folk-lore Society, la primera Sociedad Folklórica de carácter científico y definen al Folklore como ciencia y elaboran su programa.

En nuestro país, se recuerda ese día el aniversario del nacimiento del etnógrafo entrerriano Juan Bautista Ambrosetti (1865-1917), considerado como el “Padre de la ciencia folclórica”. En 1960 se realizó en la ciudad de Buenos Aires, el Primer Congreso Internacional de Folklore, donde asistieron representantes de treinta países que decidieron instaurar el 22 de agosto como Día Mundial del Folclore.