Desde el 2011, cada 17 de abril se celebra el día del Malbec a nivel mundial. Y Argentina tiene por qué festejar: es la cepa insignia del país que reconvirtió a la producción vitivinícola hace 25 años.

Argentina es el principal productor de Malbec a nivel global, con 44.387 hectáreas implantadas en todo el país vitivinícola. Esto representa el 38,6% del total de variedades tintas (para la elaboración de vinos) y el 22,4% de la superficie total cultivada en el país, según los últimos datos oficiales del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Es la variedad que más ha aumentado su superficie,ya que desde el año 2000 a la fecha: se ha incrementado en un 171%, lo que equivale a un crecimiento de 28.040 hectáreas.

Según definió Hernán Vila, director del Inta Mendoza y especialista en vitivinicultura. hay tres aspectos claves tecnológicos para el crecimiento del malbec en Argentina.

En primer lugar, destacó el esfuerzo privado/público para lograr clones adaptados a diferentes zonas con una correcta sanidad.

Luego remarcó el uso específico del riego y del suelo, dando el agua que necesita la planta y provocar el estrés hídrico moderado en momentos que son claves de la vid para disparar la síntesis de aromas y polifenoles.

Y el tercer aspecto fue el ajuste del manejo productivo de los productores por cada zona.

Fuente: Clarín.