Este domingo, el Gobierno Nacional anunció una serie de medidas para regular a partir de ahora la compra de dólares y la liquidación de divisas por parte de las empresas exportadoras. En este marco, dialogamos con el Periodista y analista económico Julián Guarino.

El dolar opera con volatilidad en la primer jornada de las restricciones cambiarias que anunció este domingo el Gobierno, y luego de una fuerte suba al inicio de la rueda, retrocede en el mercado mayorista y en los principales bancos del país.

El precio de venta al público del dólar comenzó a subir desde temprano pero luego bajó. Antes que abriera la rueda, en el Banco Nación, que suele tener una de las cotizaciones más bajas en el mercado, la pizarra marcaba $63, $2 más que el cierre del viernes, pero luego cayó a $58. En otros bancos privados, el precio abrió a $64, aunque posteriormente cedió y se ofrece a $59,50.

Respecto a las medidas anunciadas, el analista económico, Julián Guarino, graficó que «la principal intención del Gobierno Nacional, es bajar la incertidumbre en torno a la posibilidad de que cualquier ahorrista pueda de conseguir sus depósitos sectoriales. El que quiera tener el dolan en su mano, pueda hacerlo».

Continuó explicando que «lo primero que hay que decir, es que no hay problema con esos dolares, los dolares estan. El gobierno ha encargado 20 mil millones de éstos en billetes físicos para que sean distribuidos para aquellas personas que quieran buscarlos en los bancos».

También remarcó sobre las jerarquías de urgencias que ha establecido el Gobierno en las últimas horas, indicando que «más allá de despejar las incertidumbres en torno a los depositantes, se habla de un Banco Central que tiene que preservar las reservas y por ende el gobierno tiene que instrumentar dos medidas. Por un lado acelerar la oferta de dólares y por otro, tratar de disminuir la demanda. Por el lado de la oferta, lo que se hace es pedir a los exportadores que traigan los dólares, producto de la exportación que mantuvieron en el exterior y no habian traido al mercado local. Del lado de la demanda, prohibir a las empresas comprar dólares para atesoramiento y por el otro limitar a las personas con hasta 10 mil dólares por mes para hacer sus compras».