Un avión sanitario se estrelló en la noche de este martes en la localidad chubutense de Esquel con cuatro personas a bordo, de las cuales dos sobrevivieron y se encuentran en estado delicado.

En la aeronave viajaban, además del piloto y de un copiloto, un médico y una enfermera. Estas últimas son las que fallecieron. El avión se estrelló en la cabecera del aeropuerto de esa ciudad cuando se disponía a aterrizar y en momentos en los que la visibilidad estaba reducida por niebla.

Sobre los dos sobrevivientes, detalló que sufrieron quemaduras y politraumatismos.

El intendente de Esquel, Sergio Ongarato, informó que uno de los internados «está con complicaciones importantes». «El otro no tanto, pero estamos esperando la evolución de ambos».

«Aún no hay precisiones sobre las causas del accidente. El aeropuerto tiene todos los instrumentos para operar de noche y en condiciones no óptimas. Según nos detallaron, anoche la diferencia -que es algo inusual- fue que había niebla», reveló.

La aeronave viajaba a Esquel para trasladar a un nene de tres años, paciente cardíaco, a un centro médico de mayor complejidad.

La aeronave, un Bombardier Learjet 35A fabricado en 1982, matrícula LV-BXU, y estaba operando para la compañía MD Fly SA.

Bomberos de la ciudad cordillerana apagaban durante la madrugada el fuego provocado por la nave al estrellarse cerca del aeropuerto.