Ubicado a 2000 msnm, rodeado de los cardones milenarios, paisaje agreste y pintoresco, es la obra de un hombre tan particular como ermitaño, que se llamó Dionisio Aizcorbe, que luego de un incendio intencional que tuvo lugar en agosto 2018, este domingo 14 de abril abrió sus puertas nuevamente. Dialogamos con Pedro Fernández, propietario del místico y misterioso Castillo de Dionisio.

Dionisio Aizcorbe, falleció en 2004 y años más tarde, Pedro Fernández adquirió la propiedad que hoy es un gran atractivo turístico de la zona; una obra única en el mundo. Para llegar allí desde la ciudad Capital se debe transitar por ruta Nº 75 rumbo a Sanagasta, hasta llegar al pueblo de San Pedro, para tomar luego un desvío de ocho kilómetros hacia Santa Vera Cruz.

A pesar de las pérdidas casi totales, la fachada del lugar se conservó intacta, resguardando en ella el modo de vida, la filosofía, el pensamiento y la gran admiración por Vincent Van Gogh que Dionisio Aizcorbe.