El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, reiteró que se siguen evaluando distintas alternativas para el pago del bono de $10.000

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, confirmó que el Gobierno trabaja en distintas alternativas para rediseñar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y también en un refuerzo para la tarjeta Alimentar. Aunque aún no está definido el pago del próximo IFE, el funcionario volvió a señalar que se están analizando varias opciones, ya que hay entre 3 y 4 millones de personas que tienen “problemas serios de ingreso”, porque se quedaron sin trabajo o les bajó mucho.

Arroyo explicó que “los que la tienen más complicada para ingresar al mundo laboral pospandemia son los jóvenes de 18 a 29 años. Y reveló que desde el Gobierno están reforzando las partidas alimentarias para fin de año.

El funcionario se refirió al costo de los alimentos. “Construimos un índice barrial del precio de los alimentos, y ahí nos dan más altos que lo que mide el Indec”, dijo en declaraciones a Radio El Destape,. Como una de las medidas para aliviar los aumentos detalló un plan para bajar el precio de la leche.

“La leche es muy importante. El INTA desarrolló una ensachetadora que permite pasteurizar en origen”, explicó Arroyo. “El productor lleva la leche, se ensacheta, se pasteuriza y se vende de manera directa, y eso hace que baje el precio”, agregó. La intención con este mecanismo, de acuerdo a las declaraciones, es que se logre una baja significativa del valor, para que esté debajo de los $40 el litro.

“Los dos problemas en un barrio, además del trabajo y la pandemia del coronavirus, son los precios de los alimentos y el endeudamiento de las familias”, detalló Arroyo. «Antes del Covid-19, el 67% de las compras con tarjeta alimentaria eran leche, carne, fruta y verdura, y hoy esas compras están abajo del 50%”.

El ministro indicó hay un reclamo “muy fuerte y genuino” de personas con discapacidad que reclaman la tarjeta Alimentar. En ese tema, adelantó que, en el corto plazo, será reforzada la tarjeta Alimentar y se extenderá a las personas que la reclaman.

En el Gobierno sigue la discusión sobre cómo será la modalidad y alcance del cuarto pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de $10.000 por parte de la Anses, que actualmente abarca a casi 9 millones de personas. Una de las ideas que circula es un ingreso más “focalizado”, para jóvenes de entre 18 y 28 años y mujeres adultas, jefas de hogar, que hayan perdido su empleo

Sin embargo, fuentes oficiales advirtieron que es posible que la idea de focalizar y tener un padrón de beneficiarios “más fino” no se pueda llegar a aplicar antes de fin de año. “Pero tampoco se definió si habrá un IFE 4 tal cual lo conocemos”, explicaron.

Otras versiones que circularon es que de existir un cuarto pago se concretaría recién más cerca de fin de año. El cronograma de pagos también es algo que aun está bajo el análisis de los funcionarios de las distintas áreas. Esta semana, aunque aun no está definido el día, se realizará una nueva reunión del Gabinete económico donde puede haber algún avance en el tema.

El primer pago del IFE fue abonado entre abril y mayo. El segundo pago se concretó entre junio y julio; y el tercero, en agosto. Actualmente reciben el ingreso de $10.000, los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo, trabajadores informales, desocupados y monotributistas de las categorías más bajas y para el personal de Casas Particulares.

El rango etario en donde más se concentraron los beneficios es entre los 25 y 34 años (3 millones), seguido por entre 18 y 24 años (2,5 millones), el rango etario más afectado por el desempleo. El rango con menor concentración de beneficiarios es el que va de los 55 a los 65 años (600.000), según los datos de la Anses.