La Iglesia de La Rioja se prepara, junto a la comunidad riojana, para la beatificación de monseñor Enrique Angelelli, de los sacerdotes Carlos de Dios Murías y Gabriel Longeville, además del laico catequista Wenceslao Pedernera, todos asesinados durante la última dictadura militar. Dialogamos con Diego Castro, responsable de prensa de la organización para la Beatificación de los Mártires Riojanos.

La ceremonia de beatificación tendrá lugar el sábado próximo en el Parque de la Ciudad, en un predio que podrá albergar gran cantidad de fieles, y estará presidida por el cardenal italiano Giovanni Angelo Becciu, enviado especial del Papa Francisco, además de representantes de la Iglesia Católica del país.

El obispo de la provincia, Dante Braida, dijo que previo a la beatificación «se instalarán cuatro carpas en la Plaza 25 de Mayo, una por cada mártir, donde habrá actividades durante el día». Habrá expresiones multimedia, videos, mensajes del obispo Angelelli, expresiones artísticas, presentaciones de libros, conversatorios y debates, entre otras».

Los cuatro mártires riojanos son las primeras víctimas de la dictadura militar en alcanzar el reconocimiento de la Iglesia, que hoy los coloca en el camino de la santidad. En una decisión que genera resistencia en sectores católicos tradicionales, Francisco afirmó que todos ellos murieron «por odio a la fe», en una Argentina signada por el desencuentro y la violencia.