El método de cultivo es hidropónico recirculante, una tendencia mundial para la producción de frutas y hortalizas. La idea es obtener frutillas de diversos colores, que pueden ser rojas, blancas, amarillas, negras y azules, pero en esta primera instancia se producirían solo las tres primeras. Dialogamos con el Prof. Abel Martínez, uno de los ideólogos del emprendimiento que se desarrollará en Jujuy, a casi 40 km de la capital, en Bárcena.

El cultivo de frutillas de colores está comprobado que funciona, ya se aplicó en otros países, como China, Japón y Holanda, y las frutillas de otros colores son comestibles, aunque varía el gusto según el color. La frutilla es valorada por su aroma característico, su color rojo intenso, su textura jugosa y su sabor dulce. Es una excelente fuente de vitamina C y manganeso, y con muy pocas calorías. Jujuy está entre las provincias con mayor producción, junto a Santa Fe, Tucumán, Buenos Aires y Corrientes.

Abel Martínez, señaló que están en la etapa de construcción del invernadero de temperatura controlada, que permitirá obtener una producción continua durante todo el año. “El invernadero será de 7×25 mts. Este sistema nos permite optimizar el espacio, en tuberías de cloacas apiladas a cierta distancia que nos permite que en un pequeño espacio logremos mayor producción”, afirmó el emprendedor. En un mes estará terminado el predio y según las estimaciones, en seis meses podría estar la primera cosecha de la frutilla blanca, la amarilla y la roja.