La Real Academia Española aclaró que lo hizo para evitar «confusiones», dado que la aparición del vocablo en ese nuevo portal lingüístico no significa que necesariamente esté aprobado por esa institución.

La Real Academia Española ( RAE) consideró «preferible» retirar de su flamante portal lingüístico denominado «observatorio de palabras» la entrada «elle«, debido a la confusión que generó su presencia en el listado de vocablos que no aparecen en el diccionario pero suelen generar dudas.

El primer domingo de noviembre, los usuarios del portal de la RAE se sorprendieron con la desaparición del pronombre «elle» que el 27 de octubre -hace apenas cuatro días- era noticia en todo el mundo de habla hispana por su inclusión en el «observatorio de palabras».

La palabra fue retirada el viernes pasado, pero esto pasó inadvertido para la mayoría de los entusiastas que habían entendido que la RAE «ya incluía» su uso o que evaluaba hacerlo, mientras que el «observatorio» lo único que hace es armar un listado de «neologismos, extranjerismos, tecnicismos y regionalismos» no incorporado al diccionario pero cuyo uso generan dudas.

La entrada dedicada a «elle» que tanto entusiasmo generó, sobre todo en las personas que abogan por la inclusión de minorías o en contra de la cultura patriarcal reflejada en el idioma español, especificaba: «El pronombre ‘elle’ es un recurso creado y promovido en determinados ámbitos para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes».

También resaltaba algo que los usuarios no tuvieron en cuenta: «Su uso no está generalizado ni asentado», dos características importantes para que un vocablo pase a formar parte del diccionario de uso de la lengua española. Para que una palabra sea incorporada debe tener un uso frecuente y sostenido en el tiempo. No es el propósito del «observatorio de palabras» esta misión académica.

Como lo indica su presentación, el portal «ofrece información sobre palabras (o acepciones de palabras) y expresiones que no aparecen en el diccionario, pero que han generado dudas» y más adelante especifica: «Esta información es provisional, pues no está contemplada en las obras académicas, por lo que puede verse modificada en el futuro. La presencia de un término en este observatorio no implica que la RAE acepte su uso».

Las entradas «ciberataque», «mutear», «videollamada», «espóiler» y «guglear» son parte de las no más de cien palabras que por ahora recoge el ya polémico «observatorio», que en una semana de su creación provocó reacciones en los conservadores de la lengua y entusiasmo en los que quieren ver reflejada en su habla una sociedad más inclusiva.

La RAE promete que cuando se conozca más el funcionamiento y cometido del «observatorio de palabras» se volverá a tener en cuenta este pronombre personal de la tercera persona que refiere a las personas que no se sienten identificado con el pronombre masculino ni el femenino.

La entrada borrada aclaraba también (como un guiño académico) que el uso de «elle» ya lo recoge el diccionario como el nombre del «dígrafo» (signo ortográfico de dos letras que representan un solo sonido). Un lugar que ya ocupa otra palabra y podría presentar confusión, aunque la lengua tiene homónimos.

Fuente: Télam