El 29 de octubre fue el Día Mundial de la Psoriasis, una enfermedad inflamatoria crónica que se presenta en forma de lesiones rojizas, cubiertas por escamas blancas y secas, que se localizan en distintas partes del cuerpo. Dialogamos con la Dra. Nadia Arias, Especialista en Dermatología y Medicina Estética.

La patología forma parte de la larga lista de las enfermedades autoinmunes en las que el sistema inmunológico se ve afectado y embiste a las células, tejidos y órganos sanos de su cuerpo por error. Afecta a hombres y mujeres en cualquier momento de la vida, pero con el tratamiento adecuado se pueden aliviar los síntomas.

En este marco, el nosocomio de la ciudad de Chilecito, realizó la Primera Jornada de Psoriasis, el pasado viernes 1 en el shopping Vieja Terminal, y estuvo a cargo del doctor Mariano Marini del Sanatorio Güemes de Buenos Aires. El objetivo: “Tratar de establecer formas de trabajo sobre esta patología que afecta muchos parámetros, por eso la importancia de la atención multidisciplinaria”, destacaron desde el hospital local.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica y no contagiosa, que se presenta en forma de lesiones rojizas, cubiertas por escamas blancas y secas, que se localizan en distintas partes del cuerpo. Forma parte de la larga lista de las enfermedades autoinmunes en las que el sistema inmunológico se ve afectado y embiste a las células, tejidos y órganos sanos de su cuerpo por error. Estas enfermedades están vinculadas a cómo responde el sistema inmune a determinados desencadenantes o influencias ambientales. Aunque en el transcurso de la atención clínica se ha observado que la mayoría de los pacientes que poseen una enfermedad autoinmune por lo general poseen algún problema a nivel emocional o están atravesando una situación de angustia o estrés. Estas emociones, sostenidas en el tiempo, afectan seriamente el desarrollo de la vida cotidiana y la salud.

Puede comprometer codos, rodillas, tronco, cuero cabelludo, palmas de las manos, plantas de los pies, uñas y articulaciones, pero cabe destacar que, con el tratamiento apropiado, generalmente no afecta la salud física general. El paciente deberá estar atento a las recomendaciones del médico tratante que pueden mejorar la calidad de vida del paciente.