Gabriel Giampetri tiene 39 años es de la ciudad sanluiseña de Villa Mercedes y no sabe leer ni escribir, por consecuencia de las discapacidades que le dejó una parálisis cerebral cuando era todavía un bebé, sin embargo, lanzó su libro “Mi vida” en el que, casi como un manifiesto, se pueden leer sus versos sobre el amor y la amistad que el Centro de Día Newen acaba de compilar en una pequeña publicación.

Gabriel superó muchas cirugías y gracias a diferentes tratamientos, fue avanzando. De estar totalmente inmovilizado, pasó a valerse de su mano derecha para comer y, de a poco, fue aprendiendo a decir algunas palabras. Su afición por las palabras se refleja en los versos que se le vienen a la mente de forma repentina, y que lo llevaron a forjar el sueño de publicar un libro. “Hace más de veinte años que quiere hacerlo”, aseguró la madre. Algunos amigos, sus docentes y compañeros lo ayudan como transcriptores. Él es la mente y ellos las manos; el dicta y ellos escriben.

La publicación recoge nueve poemas, pero dice que tiene muchos más. Hay varios que hablan de las diferentes formas de expresarse. Hay uno dedicado a la Patria y otro a la primavera. Pero en todos hay dos temas en común: el amor y la amistad.