Las muertes por inhalación de monóxido de carbono alentaron a un alumno y un docente de la Universidad del Sur de Bahía Blanca, junto a técnico que es experto en el tema, a crear una lámpara que alerta sobre la presencia de monóxido de carbono. El proyecto esta compuesto por dos miembros de la UNS (Universidad Nacional del Sur) y dos de la AAi (Asociación Argentina de Inventores Bahia Blanca) el invento se desarrolló de forma privada. Estos ingenieros argentinos pensaron en un velador que registra de manera inmediata la presencia de monóxido de carbono. Al detectar esta anomalía, se enciende una alarma y hace un juego de luces para alertar a las personas. Dialogamos al respecto con Luis Maenza, ingeniero y docente del Departamento de Ingeniería de la UNS.